Acelera el proceso de seducción, con estas técnicas, y verás cómo tu chica corre para subirse a la cama… contigo.

Lánzale una miradita

No apartar la vista de sus senos la hace sentir incómoda, pero si de vez en cuando ella te sorprende mirándola, se sentirá hot. Saber que aún te atraen sus atributos, eleva su confianza en sí misma… y su libido. Claro que no puedes mirarle el pecho solamente, así que no olvides hacer un intenso contacto visual.”Al cruzarse las miradas, le haces sentir que la estás viendo de veras”, anota Gina Ogden, autora de The Return of Desire (El regreso del deseo) .”Esa clase de atención resulta emocionante para una mujer”.

Hazle un favor

Podrás creerlo o no, pero ocuparte de ir a buscar la ropa a la tintorería y de cambiar el aceite de su auto puede abrirte las puertas de su cuarto. “El estrés es un gran obstáculo para que la mujer se excite, y ayudarla con su lista de cosas por hacer contribuye a eliminar esa barrera”, explica Ogden.Demostrarle que estás al tanto de sus necesidades y que también te ocupas de ellas, la reconfortará y relajará, y tú obtendrás la recompensa…

Dale algunos cariñitos “inocentes”en público

¿Qué beneficio te reporta rozar tu muslo contra el de ella bajo la mesa o poner tu mano en su cintura por un momento? “La hará pensar en qué otras partes quiere que la toques cuando estén a puertas cerradas”, anota Krista Bloom, autora de The Ultimate Compatibility Quiz (El test fundamental de compatibilidad).También puedes hacer más significativo un piropo si lo acompañas de una acción: dile que tiene un pelo bello, mientras le acomodas un mechón que lleva suelto.

Susúrrale algo

No tiene que ser un poema de amor. Puedes excitarla con sólo decirle bajito: “¿Recuerdas aquella vez que lo hicimos en la cocina?” Se acordará de lo que sintió y querrá revivir ese momento. Un último tip de Bloom: “Añade que no puedes esperar para tenerla, y desatarás el sentido de urgencia sexual en su mente”.